afirmaciones-dinero

Todo el mundo quiere ser rico: vivir una vida libre de preocupaciones materiales, persiguiendo sus pasiones y manteniendo a sus seres queridos. Muchas personas, sin embargo, asumen que la riqueza es un don que no son dignos de recibir.

Ellos piensan que no tienen el talento, la educación o el tiempo para llegar a ser ricos por lo que nunca tratarán de hacer que suceda.

Sin embargo, con el enfoque correcto, en realidad se puede reprogramar la forma de pensar y desarrollar una actitud saludable hacia la riqueza que te llevará a la riqueza que nunca imaginaste.

Se inicia con las afirmaciones.

Afirmaciones para la Creación de Riqueza

Una afirmación es una declaración de gran alcance que te repites a ti mismo cada día durante 90 días. Si vas a gastar sólo 5 minutos cada día repitiendo esta sola declaración, vas a reprogramar tu mente para no sólo para aceptar, sino seguir una nueva creencia.

En el caso de la riqueza, esto es inmensamente poderoso. Puedes desterrar los pensamientos negativos que te detienen en el camino hacia la riqueza que realmente te mereces. Puedes autorizarte para atraer el dinero y desarrollar una actitud radiante de creatividad y energía para tener éxito.

Para desarrollar este tipo de vida que cambia la mentalidad, utiliza las siguientes 10 afirmaciones de riqueza:

1. Atraigo dinero para mí y me siento atraído por el dinero
2. Pongo el 100% de mi energía en cada meta que persigo en mi vida
3. Estoy abierto y dispuesto a recibir la riqueza en todas sus formas
4. Yo soy rico más de lo que nunca imaginé
5. Soy muy agradecido por la riqueza que tengo en mi vida
6. Mi riqueza deriva de la honestidad en todo lo que hago
7. Me siento bien acerca del dinero y merezco dinero en abundancia en mi vida
8. Siento una gran alegría al dar dinero a mi familia y a los que amo
9. No hay límites en la cantidad de dinero que puedo hacer, y puedo tener todo el que necesite o quiera
10. Me gusta hacer dinero y divertirme en mis actividades diarias

El propósito de estas afirmaciones no es sólo para que sientas como si la riqueza fuera una parte natural de tu vida, sino que te darán la confianza necesaria para atraerla.

Una de las mayores razones por las que la riqueza es una meta tan difícil de alcanzar es que muchas personas no sienten que merecen la riqueza o se sienten incómodos ante la idea de obtener ganancias materiales.

Pero, no hay nada inherentemente malo en la riqueza. Al usar afirmaciones para reprogramar tu percepción de la riqueza, estás haciendo cosas asombrosas en tu vida -para ti, tu familia y todos los que amas.

A medida que estas nuevas creencias se incrusten en tu mente, desarrollarás un sentido de propósito que te conducirá al éxito en cada acción que emprendas. Te darás cuenta de que alcanzar la riqueza no tiene nada que ver con el azar.

La riqueza será inevitable. Utilízala para adquirir más riqueza y seguir desarrollando un estilo de vida que traiga alegría para ti y para tu familia.


http://www.enlightenmentgateway.com/
hooponopono-espanol

• Cuando percibo un problema, me pregunto: «¿Qué está sucediendo dentro de mí que haya hecho que yo haya causado este problema? ¿Y cómo puedo rectificar este problema en mí?».

• Mi trabajo es limpiarme a mí mismo. Mientras me limpio a mí mismo, el mundo se limpia, porque yo soy el mundo. Todo lo que hay fuera de mí es una proyección y una ilusión.

• Es mi responsabilidad arreglar todo lo que experimento desde el interior de mí conectándome con lo Divino. Digo: «Te amo» a lo Divino para arreglarlo todo en el exterior.

• Estoy limpiando mis recuerdos.

• El dolor que hay dentro de mí es un recuerdo compartido. (El doctor Hew Len sabía que era un programa que provocaba que los pacientes actuaran de la forma en que lo hacían. No tenían el control. Estaban atrapados en un programa).

• Estoy limpiando los viejos recuerdos almacenados en mi mente subconsciente.

• Las frases que repito una y otra vez en mi mente, dirigiéndome a lo Divino para que detenga mi parloteo mental:

1. Te amo
2. Lo siento
3. Por favor, perdóname
4. Gracias

• Limpio constantemente todo, ya que no tengo ni idea de lo que es una memoria y lo que es una inspiración. Limpio constantemente para llegar a un lugar de Cero límites.

• Nuestras mentes sólo poseen una diminuta visión del mundo. Nuestro cerebro nos dice qué hacer antes de que decidamos, conscientemente, hacerlo, esto significa que las intenciones proceden de mi mente inconsciente y que luego entran en mi conciencia consciente. Abundantes experimentos han mostrado que, constantemente, aparece un pico de actividad en el cerebro alrededor de 1/3 de segundo antes de la intención.

• Está demostrado que yo no puedo controlar el origen de la señal que me da un pequeño codazo para que pase a la acción.

• Ninguna intención ha nacido nunca en la consciencia

• Las intenciones son premoniciones: son iconos que destellan en un rincón de la consciencia para indicar qué puede estar a punto de suceder.

• Me he dado cuenta de que las intenciones no son mi elección en absoluto.

• Sólo dos leyes dictan mi experiencia: la inspiración proveniente de la Divinidad (nuevo) y las memorias almacenadas en el subconsciente (viejo).

• El Cero es el hogar de la Divinidad y el mío. Es el lugar desde el cual luyen todas las bendiciones, la riqueza y la paz.

• Paso por alto la inspiración y voy a la fuente: el Cero.

• Quiero y perdono y doy gracias por mis preocupaciones.

• Mediante la limpieza de mis memorias, lo Divino dispone de una oportunidad de lograr inspiración.

• Los problemas económicos no son más que memorias volviendo a reproducirse. Se trata de memorias que desplazan al Cero (yo). Para regresar al Cero, necesito que la Divinidad borre los recuerdos que se encuentran tras mis preocupaciones por el dinero.

• Las preocupaciones por el dinero son un programa.

• Estoy limpiando los problemas de las memorias de modo que desaparezcan. Estoy volviendo a la paz.

• La intención es un armatoste inútil en comparación con la inspiración. Me rindo a la inspiración.

• La inspiración surge repentinamente, en pocos segundos. Recibo ideas que proceden de la inspiración. En lugar de manifestar intenciones aprovecho oportunidades. Cuando vengo del estado Cero, donde hay Cero límites, no necesito intenciones. Simplemente recibo y reacciono ante las inspiraciones, y los milagros suceden.

• El libre albedrío tiene lugar después de que sienta el impulso de hacer algo, antes de que, de hecho, lo haga.

• Mediante la limpieza constante de todos los pensamientos, ya procedan de la inspiración o de los recuerdos, seré más capaz de escoger qué es más correcto en el momento.

• Los problemas económicos son programas de mi memoria, y no una inspiración de lo Divino.

• Necesito amar a mis programas de memorias hasta que se disuelvan y todo lo que quede sea la Divinidad.

• Todo lo que veo y experimento está dentro de mí.

• Si quiero cambiar algo, lo hago dentro de mí.

• Asumo el 100 por 100 de la responsabilidad por toda mi vida.

• Siempre que experimento un problema, yo estoy ahí.

• Soy responsable por todo.

• Comprendo que la gente actúa a partir de una memoria/programa. Para ayudarla, tengo que eliminar el programa, y la única forma de hacerlo es mediante la limpieza:

— Te amo
— Lo siento
— Por favor, perdóname
— Gracias

• Estoy haciendo lo correcto.

• Estoy liberando la energía de esos pensamientos dolorosos (memorias) que provocan desequilibrio.

• Toda la resolución de problemas se realiza en mi interior. Estoy borrando mis memorias y programas.

• Todo lo que aparece en mi vida no es más que una proyección de mis programas.

• Todo está alineado:

— El subconsciente (el niño);
— el consciente (la madre); y
— el superconsciente (el padre).

• Todos los pensamientos están imbuidos de memorias dolorosas. El intelecto trabajando por sí solo no puede solucionar estos problemas, porque el intelecto sólo gestiona. Quiero liberar todas mis memorias antiguas.

• Con el ho'oponopono, la Divinidad toma las memorias dolorosos, las neutraliza y las borra.

• Estoy neutralizando la energía que asocio a la gente y las cosas. Una vez que la energía es neutralizada, ésta es entonces liberada y aparece un estado completamente nuevo.

• Estoy permitiendo que la Divinidad entre y llene el vacío con luz. Siempre que percibo un problema, limpio.

• Pidiendo recibir perdón, limpio el camino para que la sanación se manifieste.

• Lo que bloquea el bienestar es una falta de amor. El perdón abre la puerta para permitirle volver a entrar.

• Soy 100 por 100 responsable por todo lo que sucede en mi vida.

• Necesito ser responsable al 100 por 100.

• Si quiero resolver un problema, necesito trabajar en mí mismo.

• Cuando algo me irrita, me pregunto: «Qué está sucediendo dentro de mí que está provocando que esta persona me irrite?».

• Lo siento por cualquier cosa que esté sucediendo. Perdóname.

• Si alguien tiene la espalda dolorida, me pregunto: «¿Qué está sucediendo dentro de mí que se está manifestando en forma del dolor de espalda de esta persona?».

• Trabajo conmigo mismo.

• En el fondo de nuestro corazón todos somos Divinos.

• Los programas se contraen, y necesito limpiarlos.

• Estoy pidiendo Amor para rectificar los errores en mí diciendo: «Lo siento. Por favor, perdóname por aquello que esté sucediendo en mi interior que se haya manifestado en forma de este problema».

• La responsabilidad del amor es, pues, trasmutar los errores en mi interior que se manifiestan en forma del problema.

• Cada problema es una oportunidad para limpiar.

• Los problemas son sólo recuerdos del pasado que han vuelto a reproducirse y que aparecen para darme una oportunidad más para verlos con los ojos del Amor y para actuar a partir de la inspiración.

• Asumo la plena responsabilidad por mi vida.

• Debo asumir toda la responsabilidad por lo que está experimentando la gente que forma parte de mi vida.

• «Te amo» es el código que desbloquea la sanación.

• Utilizo el «Te amo» conmigo. Los problemas de cualquier persona son mis problemas.

• Necesito sanarme.

• Yo soy la fuente de todas las experiencias.

• Actúo a partir de la memoria (pensando) o de la inspiración (recibiendo).

• Si las memorias se están reproduciendo no escucharé a la inspiración.


• Los programas son como una creencia. Mi reto consiste en limpiar todos los programas de modo que regrese al estado Cero, donde la inspiración puede manifestarse.

• Todas las memorias son compartidas.

• Mi trabajo consiste en limpiar la memoria, de modo que me abandone y abandone también a la otra persona.

• El ho'oponopono conlleva compromiso.

• Lo Divino no es un cumplidor de órdenes.

• Conlleva una concentración constante en limpiar, limpiar y limpiar.

• Estoy eliminando los programas limitantes que veo y siento.

• Mi mente no tiene ni idea de lo que está sucediendo.

• Mi mente consciente sólo tiene 15 bits de información disponible, mientras que hay 15 millones de bits presentes en cualquier momento.

• Debo dejar ir y confiar.

• Estoy quedándome en este momento.

• Cuando digo:«Te amo», intento limpiar cualquier cosa en este momento.

• Cuando digo: «Te amo», estoy evocando al espíritu del Amor para que limpie dentro de mi aquello que está generando o atrayendo mis circunstancias externas.


• Estoy sanando en mi interior el programa oculto en el que ambos estamos participando. Mi objetivo es conseguir la paz.

• No hay nada ahí fuera, el único lugar en el que mirar es en mi interior.

• No planeo: confío en la Divinidad. Lo amo, reconozco y agradezco todo.

• Digo «Te amo» para pedir al creador divino que anule las memorias en mi mente subconsciente hasta llegar al cero, y que las reemplace en mi alma y en el alma de todos con los pensamientos, las palabras, los actos y las acciones de la Divinidad.

• Estoy siendo 100 por 100 responsable. 


• La Divinidad está trasformando la energía atascada. 

• Me limpio a mí mismo y pregunto: «¿Qué está sucediendo en mi interior que hizo que esto apareciera en ellos?». 

• ¡Mi mente consciente no tiene ni idea de lo que está sucediendo! 

• Estoy devolviendo mi mente al Cero, sin datos en ella. 

• El ho'oponopono es un proceso de puesta a Cero constante e incesante, de modo que yo pueda volver al cero.

• Sólo en el Cero puede tener lugar la creación (inspiración). 

• Me pregunto a mí mismo: «¿Qué es eso que tengo que limpiar y que desconozco? ¡No tengo ni idea de lo que está pasando!». 

• Mi mente sólo puede servir a la memoria o a la inspiración, y sólo puede hacerlo con una cada vez. 

• La inspiración divina se encuentra en mi interior. 

• Todo en mí está alineado:

 —  el superconsciente (el padre) o Amakua-,
 — el consciente (la madre), o Uhane-, y
 — el subconsciente (el niño) o Unihipili.

• Cuando me encuentro en el Cero, todo está disponible.

• Soy creado a imagen y semejanza de lo Divino: vacío e infinito. 

• Estoy desprendiéndome de mis memorias.

• Si tengo un problema con otra persona, significa que está surgiendo otra memoria y que estoy reaccionando. No es la otra persona. 

• Estoy haciendo esta pregunta a la Divinidad: «¿Qué está sucediendo en mí que haya hecho que haya provocado el dolor de esta persona?».

• Entonces pregunto: «¿Cómo puedo rectificar este problema en mi interior?».

• Trabajo en mí, no en otras personas.

• Si una idea sigue presente después de tres limpiezas, actúo de acuerdo con ella.

• No planeo, sino que confío en lo Divino para que se ocupe de los problemas (memorias).

• Si algo se encuentra en mi experiencia, debo limpiarlo, todas las experiencias son compartidas. Yo lo creo todo en mi realidad.

• Yo atraje mi situación, y me estoy perdonando a mí mismo y a la energía que rodea al problema.

• Estoy desplazando a la energía dentro de mí.

• Me amo a mí mismo para amar a los demás

• Estoy recordando quién soy verdaderamente.

• Nuevos clientes acuden en abundancia a mí.

• El éxito está fluyendo hacia mí con facilidad.

• Estoy limpiándome y purificándome.

• Soy 100 por 100 responsable por toda mi vida.

• Estoy limpiando y purificando, constantemente, las memorias de mi mente subconsciente.

• He cambiado la manera en la que enfoco la vida. 

• He experimentado un cambio en mi cuerpo y en mi mentalidad. 

• Siempre intento ver todo el bien (no el mal).

• Me estoy concentrando en los aspectos positivos. 

• He modificado mi percepción.

• Estoy limpiando lo viejo para dejar sitio para lo nuevo. 

• Estoy alcanzando el estado Cero asumiendo el 100 por 100 de la responsabilidad, disculpándome por cualquier cosa que esté sucediendo en mí de la que no sea consciente y pidiendo perdón. 

• Estoy vaciando mi mente y volviendo al Cero. 

• El universo trabaja con círculos. Estoy trabajando en una dirección circular. Estoy dejando ir y volviendo al cero.

• Digo: «Lo siento» porque me siento responsable por lo que está sucediendo en mi consciencia ahora.

• Me siento muy conectado.

• Mi vida tiene que ver con la limpieza constante. Cuando limpio regreso al Cero y mi vida transcurre con fluidez.

• Estoy lavando mi estado para que quede limpio.

• Limpio de modo que mis tonterías (memorias) se vean dispersadas.

• El Cero es el nido.

• Me guardo mi trabajo de limpieza para mí.

• La gente sólo necesita mi Amor para cambiar.

• El ho'oponopono es una metodología y filosofía de sanación y perdón.

• Lee el nombre de la persona, obtén claridad y unicidad.

• Expresa amor por la otra persona.

• Pido perdón por cualquier ofensa, consciente o inconsciente, desde el pasado al presente de mí mismo y de mis antepasados, a ellos y a sus predecesores, retrocediendo todo el camino hasta el principio de los tiempos y de la vida microbiológica.

• Digo esto de modo que todos podamos regresar a nuestra verdadera relación en la y de la Divinidad.

• Bebo agua antes de cada comida y despejo los desbarajustes.

• El ho'oponopono me ha despertado a la forma de borrar los elementos negativos en mi interior que se manifiestan en forma de situaciones problemáticas

• Asumiendo el 100 por 100 de la responsabilidad, las situaciones pueden cambiar.

• Estoy empezando a darme cuenta de quién soy.

• Siempre surgirán cosas. Yo digo que soy 100 por 100 responsable (sin culpabilidad) y simplemente limpio, dejo ir y permito que la Divinidad se quede al cargo.

• No pierdo tiempo con: ¿Cómo? ¿Cuándo? ¿Quién? ¡Yo sólo hago! Y haciéndolo, me aparto del camino de mí mismo. Me estoy desprendiendo de los problemas en mi interior.

• Continúo sin ningún juicio contra mí mismo.

• Estoy consiguiendo variedad de resultados a partir de mi limpieza con el ho'oponopono.

• Tengo los errores del mundo en mi alma (tal y como le sucede a todo el mundo).

• La razón/el intelecto provocan locura, confusión e incertidumbre.

• Las memorias son problemas.

• Estoy limpiando y borrando las memorias en mi subconsciente para encontrar a la Divinidad en mi interior.

• Todo el mundo es ya perfecto, los problemas son las memorias.

• El Problema es la memoria errónea reproduciéndose en mi mente subconsciente, que comparto con otras personas.

• La Auto Identidad a través del ho'oponopono es un proceso de resolución de problemas consistente en el arrepentimiento, el perdón y la trasmutación que cualquiera puede aplicarse a sí mismo. Se trata de un proceso de solicitar a la divinidad que trasforme nuestras memorias erróneas presentes en nuestro subconsciente en Cero.

• La mente consciente está en las nubes, no tiene ni idea de lo que está pasando.

• Así pues, recurro a la divinidad (que todo lo sabe) para que convierta las memorias que se están reproduciendo en mi Unihipili (mente subconsciente) en Cero.

• Las expectativas y las intenciones no tienen ningún impacto sobre la Divinidad. La Divinidad hará lo que sea y cuando sea llegado su momento.

• El abrir el camino para la afluencia de lo divino requiere, en primer lugar,la cancelación de las memorias.

• Mientras las memorias (bloqueos/limitaciones) estén presentes en mi subconsciente, bloquearán el que la Divinidad me dé mi Inspiración cotidiana.

• Mientras limpio, me acerco más a experimentar la dicha del estado de ánimo de los Cero límites

• Actúo sobre las ideas que pasan por mi vida.

• Las ideas aparecen en mi mente y yo actúo de acuerdo con ellas.

• Lo más importante de todo es seguir limpiando. Mientras lo hago, me son dadas ideas.

• Ceeport® = Limpia, borra y borra mientras regresas a puerto, el «estado Cero».

• La limpieza es la única forma de obtener resultados más rápidos.

• Estoy recibiendo una mayor riqueza. Estoy manteniendo mi mirada en «la pelota» (la Divinidad). Debo estar concentrado en volver al Cero: nada de memorias y nada de programas.

• Lo único para lo que estoy aquí es para limpiar.

• Dejo ir y permito que la Divinidad haga lo que es mejor para mí.

• Las intenciones son limitaciones.

• Estoy limpiando y desprendiéndome de ellas.

• Siempre tendré problemas, así que limpio, limpio y limpio.

• ¿Qué son los problemas?: los problemas son memorias que vuelven a reproducirse. Las memorias son programas: no son simplemente mías, sino que son compartidas. La forma de dejar ir le memoria es enviar amor a la Divinidad.

• La Divinidad escucha y responde de la mejor forma de todas en el mejor momento para todos.

• Yo escojo, pero no decido.

• La divinidad decide.

• Yo limpio, limpio y limpio.

• No intento vender. Todo lo que hago es limpiar, limpiar y limpiar.

• Limpio durante todo el día. No pretendo nada y no tengo expectativas.

• Soy plenamente responsable por toda mi vida. Todo está en mí. ¡No hay excepciones!

• Necesito limpiar el asunto, o no quedará limpio.

• Si está en mi experiencia, es asunto mío limpiar.

• Cuando limpio memorias, lo que surge es inspiración.

• Sé que la limpieza interior da lugar a resultados en el exterior y que yo no puedo decidir cuáles serán los resultados externos. Puedo escoger, pero no puedo decidir.

• Sólo estoy aquí para limpiar, de modo que lo Divino pueda inspirarme para hacer aquello para lo que fui enviado aquí.

• Uso la goma de borrar de un lápiz para ayudar a limpiar. Es un desencadenante psicológico para limpiar la memoria.

• Sumerjo, en mi mente, mi cuenta bancaria en un vaso de agua con fruta y veo lo que sucede.

• La gente hace cosas para sí misma. Todo lo que tengo que hacer es limpiar.

• Se me ha recordado el camino al hogar.

• Mi verdadero yo es increíble, eterno, ilimitado, total, completo, vacío, cero, desde el cual emana la paz: «hogar».

• Allá donde hay un problema estoy yo.

• Estoy exhumando mis memorias y juicios ocultos para la limpieza y la trasformación.

• Algo en mí ha cambiado.

• Mis memorias requieren de una gran persistencia y diligencia para su sanación.

• La sanación se ha producido para mí.

• Da golpecitos con el lado de la goma de un lápiz y di: «Gota de rocío».

• Estoy disolviendo el conflicto.

• El propósito de la vida es ser devuelto al amor momento a momento.

• Para satisfacer este propósito, reconozco que soy responsable al 100 por 100 por crear mi vida de la forma que es.

• He llegado a ver que son mis pensamientos los que crean mi vida de la forma que es, momento a momento.

• Los problemas no son las personas, los lugares o las situaciones, sino más bien los pensamientos sobre ellos.

• ¡He llegado a darme cuenta de que no hay un «ahí fuera»!

• ¡La calidad de mi vida ha cambiado enormemente!

• Llevo a cabo, continuamente, el proceso de la Auto Identidad  a través del ho'oponopono de arrepentimiento, perdón y trasmutación por cualquier cosa que esté sucediendo en mi interior y que experimente consciente o inconscientemente.

• Asumo el 100 por 100 de la responsabilidad de que soy yo el que tiene que limpiar las cosas que hay en mí que provocaron los problemas que experimento.

• ¡Soy perfecto! lo que es imperfecto son las memorias (basura) que reaccionan y vuelven a reproducirse en forma de juicios, resentimiento, ¡ra, irritación, y el resto del equipaje que llevo en mi alma.

• ¡Que la gente sea abierta es un reflejo de mí!

• Estoy cambiando mi orden interno para cambiar mi orden externo.

• Miro en mi interior para ver lo que hay dentro de mí que está compartiendo la experiencia que veo en el exterior.

• No trato con la persona/el problema, sino que trato con los sentimientos que experimento.

• A medida que limpio lo que se encuentra en mi interior, ellos también se limpiarán y sanarán.

• He empezado a darme cuenta de que soy responsable por lo que todos dicen y hacen, simplemente porque se encuentran en mi experiencia

• Si creo mi propia realidad, entonces he creado todo lo que veo, incluso las partes que no me gustan.

• No importa lo que haga la gente, ¡importa lo que haga yo!

• Limpio la energía compartida diciéndole a lo Divino: 

-Te amo.
-Lo siento.
-Por favor, perdóname.
-Gracias.

• ¡No llevo a cabo la limpieza para conseguir algo! La realizo para limpiar la energía compartida, de modo que nadie tenga que experimentarla nunca más.

• El proceso de la Auto Identidad a través del ho'oponopono es un proceso de limpieza y nunca dejo de llevarlo cabo.

• Si algo surge en mi conciencia, entonces es asunto mío limpiar y sanar.

• Tengo que limpiar todo lo que forma parte de mi experiencia vital.

• Si yo soy el creador de mi propia experiencia, entonces esto es algo de lo que también soy responsable.

• El proceso de Auto Identidad  a través del ho'oponopono es todo amor... prosigue y yo soy plenamente responsable.

• Digo estas frases a la Divinidad para que me limpie:

 — Te amo.
 — Lo siento.
 — Por favor, perdóname.
 — Gracias.

• La Divinidad ya está rociando amor sobre mí en el Cero, pero todavía no estoy ahí.

• Diciendo:

 — Te amo.
 — Lo siento.
 — Por favor, perdóname.
 — Gracias.

• Estoy limpiando los programas en mí que están evitando que me encuentre en el Estado Cero.

• Lo Divino no necesita que yo lleve a cabo el proceso de Auto Identidad a través del ho'oponopono. ¡Soy yo el que necesita hacerlo!

• La única forma de sanar a alguien es mediante mi propia limpieza. La gente con problemas en mi realidad está compartiendo un programa conmigo. Lo adquirieron como si fuera un virus de la mente.

• Todo lo que puedo hacer es limpiarme, porque mientras me limpio, ellos se limpian.

• Mientras limpio los programas que compartimos, se disipan de toda la humanidad

• Todo lo que hago es limpiar, limpiar y limpiar.

• Limpiar es la cosa más sincera que puedo hacer. El resto es cosa de laDivinidad.

• Yo creo cada situación que forma parte de mi realidad, y porque es parte de mi experiencia.

• Necesito limpiarla.

• Cuando me sano a mí mismo, la persona con el problema y todos los que comparten el programa mejorarán.

• Sé que la elección es una limitación. Experimento la magia y los milagros y me siento entusiasmado por la vida.

• Todo está vivo.

• Estoy que no quepo de felicidad lleno de energía.

• No intento controlar mi vida. Debo dejar ir. Todo lo que hago es limpiar y borrar, y tengo la intención de volver al Cero.

• Mis pasos están llenos de vitalidad.

• Todo lo que creo es hijo mío. Debo amar a todos mis «hijos».

• En el pasado intenté resolver problemas, pero hoy los dejo estar. Ahora limpio las memorias que los provocaron.

• Mientras limpio, mis problemas se resuelven.

• No intento cambiar a la gente, sino que trabajo en mí mismo.

• El que sienta y perciba los dolores de otras personas significa que comparto el mismo programa, y debo limpiarlo. Mientras lo hago, el problema saldrá de mí, y también de ellos.

• La gratitud, la veneración y la trasmutación pueden trasformar cualquier cosa.

• Estas frases son como las palabras mágicas que abren el candado con combinación del Universo:

 —  Te amo.
 — Lo siento.
 — Por favor, perdóname.
 — Gracias.

• Cuando pronuncio estas frases, me estoy abriendo a lo divino para que me limpie y borre todos los programas (memorias) que están evitando que yo sea yo ahora.

• Hay memorias (programas) en el mundo que la gente contrae como si se trataran de un virus.

• Cuando alguien lo tiene y lo percibo, significa que yo también lo tengo.

• La idea consiste en asumir el 100 por 100 de la responsabilidad.

• Cuando me limpio a mí mismo, limpio la memoria de todos.

• Tengo mucha limpieza que llevar a cabo para llegar al Cero.

• ¡Todo lo que cualquiera de nosotros desea es ser amado

• Mi única opción en la vida es limpiar porque quiero proceder del amor y la inspiración.

• Si yo estoy limpio, cuando la inspiración llegue simplemente actuaré, no tendré que pensar en ello.

• Cuando limpio mis memmorias, no tengo elección, simplemente tengo inspiración, y actúo sobre ella sin pensar. ¡Sencillamente es!

• Cada uno tiene su propio instrumento que tocar. Ninguno de ellos es el mismo.

• Necesito interpretar mi propio papel, y no el de ningún otro.

• Todo lo que estoy haciendo es ser yo mismo. Estoy interpretando mi papel en el guion del Universo.

• ¡Cuando interpreto mi papel, el mundo funciona!

• Tengo un libre albedrío total. Estoy creando mientras respiro, pero para vivir en el cero necesito desprenderme de todas las memorias.

• Mi mente consciente intentará comprenderlo todo, pero mi mente consciente sólo se da cuenta de 15 bits de información, cuando hay 15 millones de bits sucediendo en todo momento.

• Mi mente consciente no tiene ni idea de lo que está sucediendo realmente.

• Las memorias mantienen al dinero alejado. Si tengo las ideas claras con respecto al dinero, lo tendré.

• El Universo me dará dinero si lo acepto. Son mis memorias las que mantienen apartado el dinero de mí y evitan que yo lo vea.

• Cuando estoy en el Cero, tengo cero límites, y el dinero puede entonces acudir a mí, pero cuando estoy en la memoria, lo evito.

• Hay muchas memorias alrededor del dinero, y mientras las limpio, las limpio para todos.

• Cuando traigo mi yo limpiador, el lugar en el que estoy lo siente.

• Doy dinero sin reservas: no es más que dinero.

• El Universo me recompensa por mi generosidad. Yo doy y el Universo me devuelve inspiración.

• Me es devuelta inspiración.

• Mientras permanezca abierto a las ideas del universo, éstas seguirán viniendo.

• Limpiando y desprendiéndome de mis necesidades, las ideas acuden a mí.

• Todo lo que quiere todo el mundo es ser amado. Debo amar a otras personas.

• Debo amar a la gente porque forma parte de mi vida, y amándola, estoy ayudando a borrar, limpiar y despejar las memorias activadas en su vida.

• Cualquier cosa que perciba como mi problema no es el verdadero problema. Es sólo mi interpretación consciente de los eventos, lo que de verdad está sucediendo se encuentra fuera de mi conciencia. Mi historia es sólo el lugar de inicio

• Simplemente sigo diciendo «te amo» a lo Divino, confiando en que cualquier cosa que necesite ser limpiada será limpiada.

• Cuando alguien tiene un nombre compuesto, esto genera una mentalidad dividida. Todos necesitan poseer su nombre de pila.

• Estoy empezando a relajarme y a sentirme pleno de nuevo.

• Los terapeutas piensan que están aquí para ayudar o salvar a la gente pero, en realidad, su trabajo es sanarse a sí mismos de los programas (memorias) que ven en sus pacientes.

• A medida que estas memorias son canceladas en el terapeuta, son canceladas en el paciente.

• Es importante que ame a la gente con la que estoy.

• Como la gente a la que veo es un espejo de mí mismo y lo que experimentan es compartido por mí, limpiando el programa compartido, ambos sanaremos.

• ¡Pensamos que somos actores conscientes, pero estamos equivocados! En cierto sentido somos marionetas, siendo lo Divino la energía que hay en nosotros, tirando de nuestras cuerdas.

• Vivo en un mundo dirigido por las creencias. Aquello en lo que crea funcionará. Me ayudará a pasar el día, y enmarcará mis experiencias para transformarlas en percepciones que tengan sentido para mí.

• El ho'oponopono y las intenciones sólo funcionan cuando me aparto de mi propio camino.

• Mi mente se mete en el camino del flujo natural de las cosas.

• Una mente llena de memorias es la interferencia para experimentar el gozo de este momento.

• Uso métodos de limpieza para apartar la interferencia del Plan Divino.

• Mis codazos me son enviados desde lo Divino. Mi ansiedad al respecto es la interferencia.

• Apartando la interferencia, vuelvo a ser yo con lo divino (es decir, títere y titiritero de nuevo).

• Llegué a este mundo con un Don en mi interior. Una vez que haya eliminado la interferencia que evita que actúe con mi Don, actuaré con él.

• Seré la marioneta de lo Divino mientras soy el titiritero de mi vida.

• Mi única elección es seguir el flujo.

• Actúo mientras obedezco una Orden Superior.

• Actúo de acuerdo con ideas sin interferencias por parte de mi mente.

• Permito que los resultados sean los que son, sabiendo y confiando en que todo es parte de la visión más amplia del Universo.

• Dejo ir mientras emprendo acciones.

• Cada uno tiene su don y su papel que desempeñar.

• No me resisto a mi papel.

• No es el alimento lo que es peligroso, es lo que pienso de él lo que lo es

• Antes de comer nada digo, en mi mente, a la comida: «Te amo».

• Para el doctor Hew Len, la clave es amarlo todo. Cuando amo algo, cambia.

• Todo comienza con el pensamiento, y el mayor sanador es el amor.

• Asumo el 100 por 100 de la responsabilidad por mi vida y por lo que experimento.

• Sé que lo que veo en los demás está en mí.

• No hay nada ahí fuera. Todo está en mí.

• Independientemente de lo que experimente, lo experimento en mi interior.

• Experimento a la gente en mí, por lo que no existen a no ser que mire en mí mismo.

• La limpieza es el camino hacia el hogar.

• Nadie puede predecir su siguiente pensamiento, porque los propios pensamientos surgen del inconsciente.

• No tengo control sobre mis pensamientos. Mi única opción es actuar (o no) una vez aparecen.

• Estoy limpiando mi inconsciente, de modo que tenga mejores pensamientos.

• Estoy limpiando para vaciar el almacén de programas en mi mente.

• Mientras limpio, los pensamientos que surgen se vuelven más positivos, predictivos y amorosos.

• Asumiendo un 100 por 100 de responsabilidad y llegando al cero, me doy cuenta de que las memorias (programas) de otras personas son mis programas.

• El mismísimo hecho de que la gente comparta ideas conmigo significa que yo lo comparto con ellos.

• Mientras me libero de mis programas, también lo harán otras personas.

• Estoy intentando llevar a cabo una limpieza y borrado sin pausa de cualquier cosa que se encuentre entre mí y el Cero.

• Sé que cuando vengo del Cero, la sincronicidad sucede.

• Estando en el Cero permito que lo Divino me inspire.

• Lo Divino tiene Todo el poder, no yo.

• Limpio de modo que puedo oír a lo divino y obedecer.

• Ningún experto en autoayuda tiene ni idea de lo que está haciendo.

• El trabajo del doctor Hew Len me ha enseñado a dejar ir y a confiar en lo Divino, mientras limpio constantemente todos los pensamientos que afloran en el camino del oír a lo Divino.

• Mediante la limpieza constante puedo desbrozar las malas hierbas de la memoria, de modo que puedo manejar mejor la vida, con facilidad y elegancia.

• Sé que lo Divino no es un conserje. No pido cosas, sino que simplemente limpio.

• Sigo limpiando.

• Soy responsable por todo en mi vida, y la manera de sanar cualquier cosa es con las sencillas frases:

— Te amo.
— Lo siento.
— Por favor, perdóname.
— Gracias.

• Me veo a mí mismo como la fuente de mis experiencias.

• Lo siento por cualquier cosa que esté sucediendo en mí que hizo que experimentara esto.

• El lema del doctor Hew Len es que no hay nada fuera de nosotros.

• Soy responsable al 100 por 100.

• Solicito el perdón por aquello que esté en mí que esté provocando la circunstancia externa.

• Estoy reconectando con lo Divino diciendo:

— Te amo.
— Lo siento.
— Por favor, perdóname.
— Gracias.

• El resto consiste en confiar en lo Divino porque a medida que yo sano, también lo hace lo externo.

• Todo, sin excepción, está dentro de mí.

• Sé que la verdadera fuente del poder es la inspiración.

• Estoy mostrándome de acuerdo con la vida, no contradiciéndola.

• Sigo el flujo mientras limpio, constantemente, lo que surja.

• Estoy dejando ir, y permitiendo que lo Divino opere a través de mí.

• Mediante la limpieza veo un cambio completo para mejor.

• Estoy limpiando mis propios pensamientos tóxicos y reemplazándolos por amor.

• No hay nada de malo en la gente. Lo único malo son mis memorias erróneas.

• Lo amo todo.

• El proceso de la Auto Identidad a través del ho'oponopono implica asumir el 100 por 100 de la responsabilidad por mí mismo y permitir la eliminación de las energías negativas y no deseadas en mí.

• Me siento cómodo y disfrutando.

• Río mucho, lo paso bien y disfruto con lo que estoy haciendo.

• Las cosas han empezado a cambiar para mí.

• Mi vida está mejorando sin un esfuerzo consciente.

• Limpio lo que sea que esté sucediendo en mí.

• Ayudo a la gente mediante el trabajo en mí mismo.

• Limpio continuamente, y actúo sobre las ideas y las oportunidades que se me presentan.

• Sé que independientemente de dónde esté en el futuro, éste será mucho mejor de lo que puedo imaginar ahora.

• Estoy más interesado en este momento que en el siguiente.

• Mientras presto atención a este momento, todos los momentos futuros se despliegan bastante agradablemente.

• Cuando me desprendo de mi ego y de sus deseos, permito que lo divino me guíe.

• Me he dado cuenta de que mis intenciones son limitaciones porque no puedoc ontrolarlo todo.

• Sé que cuando entrego mi control a un Poder Superior, los milagros tienden a suceder.

• Estoy empezando a dejar ir y a confiar.

• Estoy empezando a practicar mi conexión con lo Divino.

• Estoy aprendiendo a reconocer la inspiración cuando acude y a actuar con respecto a ella.

• Me doy cuenta de que tengo elección, pero no poseo el control de mi mente.

• Sé que la cosa más grande que puedo hacer es aceptar cada momento.

• En esta fase, los milagros suceden, y mientras lo hacen, me sorprenden constantemente.

• Una vez que se da un despertar, no hay marcha atrás.

• Todo lo que puedo hacer es seguir limpiando para experimentar el gozo de este momento.

• Siempre tendremos problemas, y el proceso de Auto Identidad a través del ho'oponopono es un proceso que funciona para resolverlos.

• A medida que sigo limpiando vuelvo al lugar de Cero límites.

• Estoy sintonizando con el amor diciendo, sin parar:

— Te amo.
— Lo siento.
— Por favor, perdóname.
— Gracias.

• A medida que sigo limpiando, sigo sintonizando con la inspiración pura.

• A medida que actúo sobre la inspiración, suceden mejores milagros de lo que hubiera podido imaginar nunca.

• Todo lo que tengo que hacer es perseverar, mientras el ho'oponopono tiene lugar.


Derechos Reservados por Saúl Maraney
Saúl Maraney es un entusiasta del ho'oponopono de Johannesburgo, Sudáfrica. Se ha formado con el doctor Ihaleakala Hew Len y con el doctor Joe Vitale. Escribe artículos y crea productos que combinan el ho'oponopono y la Ley de Atracción. Ha estado estudiando ho'oponopono desde 2006.